Consejos para mantener tu pH regulado

Regular el pH vaginal

Hoy en día hay opiniones encontradas con respecto a los que debemos hacer con el pH de nuestro cuerpo. Mientras que algunos expertos en salud aseguran que es de suma importancia mantenerlo en equilibrio, para otros más radicales se trata de una cuestión de vida o muerte.

No te preocupes, ¡Equilibrarlo es más sencillo de lo que crees! Empecemos por lo primero y tratemos de entender su importancia. El pH representa el poder del hidrógeno sobre nuestro organismo, después de todo pH significa “potencial de hidrógeno”. Entonces, lo podemos entender como la medida de la concentración de iones de hidrógeno en el cuerpo.

La escala de pH total varía de 1 a 14, en la cual 7 es considerado neutro. Cuando es inferior a 7 se considera un pH ácido y si es superior a 7 es básico o alcalino. Ten en cuenta que para cuidar de tu salud, tus niveles deberían estar siempre por encima de 7.

La buena noticia es que cuando tomamos conciencia del poder del pH sobre nuestra salud, podemos darle un giro de 180 grados. ¡A sentirnos mejor que nunca!

¿Cómo puedo eliminar la acidez de mi cuerpo?

Primero que nada es importante tener cuidado con tu alimentación y el pH de los alimentos que consumes. Por lo general, los alimentos de origen animal hacen que nuestros niveles de acidez se eleven. En cambio, los alimentos de origen vegetal nos ayudan a alcalinizar.

Como necesitamos un pH equilibrado, lo ideal es consumir balanceadamente ambos tipos de alimentos. Al mismo tiempo debes eliminar los alimentos altamente ácidos, como por ejemplo las comidas rápidas y procesadas.

Además de los alimentos que consumes, ten en cuenta que el estrés puede afectar tus niveles de pH. Para mejorarlo, practica la respiración profunda, sigue comiendo vegetales y bebe mucha agua.

Tips para balancear mi pH

Tips y recomendaciones para un pH balanceado

Lo mejor de seguir una dieta alcalina es que se asocia con un aumento de la hormona del crecimiento. O, como nos gusta llamarla, la hormona de “La fuente de la juventud”. Esta partícula te ayuda a eliminar el exceso de grasa, mejorar la libido y a tener una sensación de bienestar constante.

1. Más frutas y vegetales

Muchas frutas y la mayoría de las verduras son de naturaleza alcalina. En cuanto a las frutas, evita las granadas, las piñas y las frambuesas. En cuanto a las verduras y los vegetales, no consumas los que estén conservadas en vinagre o congelados.

2. Adiós al pan

A menos que optes por una cantidad mínima de granos germinados, debes evitar las tortillas, la masa fermentada, el pan blanco, los granos integrales y el arroz integral. En la escala ácido-alcalina, la mayoría de los granos caen en el rango ácido.

3. Tira los condimentos

La mayoría de los condimentos, tales como ketchup, miso, mayonesa o mostaza son muy ácidos. También mantente alejada de las conservas de verduras, atún enlatado y mantequilla de maní.

4. ¡Hola, frijoles y semillas!

Los granos de soja, frijoles blancos y habas son altamente alcalinos. Mientras que las semillas de alcaravea, comino, hinojo y sésamo son buenas para aumentar el pH también.

5. Solo stevia para endulzar

Alternativas populares para el azúcar como la miel, el xilitol y el azúcar de remolacha son todas ácidas. ¡Pero, por suerte, la stevia es alcalina! ¿Quién lo diría?

6. Reduce el alcohol, los productos lácteos y el café

Ese hábito de tomar vino y comer queso no le hace ningún favor a tu pH. El café tampoco te está ayudando. Minimiza el consumo de estos alimentos cuanto antes.

La importancia del pH de la zona vaginal café

El pH vaginal nos informa de la acidez o alcalinidad en la mucosa vaginal. Cuando existen muchos desequilibrios en él, puede favorecer las infecciones vaginales.

Si quieres empezar a probar el pH de tu vagina, no te alarmes si ves cambios. Es normal que los valores cambien a lo largo de tu ciclo menstrual y en las distintas etapas de tu vida.

Durante la menopausia, la niñez y la pubertad el pH vaginal es neutro y se ubica entre 6.8 y 7.2. Ahora, en la mujer en edad fértil podemos ver los más grandes cambios:

  • Menstruación: pH neutro con valores cercanos al 7.
  • Fase premenstrual: pH ácido de entre 3.8 y 4.2, debido a la producción de ácido láctico. En esta fase se crea un ambiente hostil para los gérmenes patógenos.
  • Resto del ciclo: pH vaginal es ácido, pero menos que en la etapa premenstrual, pues varía entre 4.0 y 5.0.
  • Embarazo: pH ácido, similar al de la fase premenstrual y, en general, menor a 4.5.

Prueba básica del pH en nuestro cuerpo

Puedes probar tu pH regularmente para saber cómo está tu cuerpo. Ten en cuenta que, idealmente, tu pH debe ubicarse entre 7.30 y 7.45. Solo así sabrás que tienes niveles óptimos y que vas camino a una vida saludable.

Para medirlo, lo que debes hacer es comprar un paquete de tiras de prueba de pH en línea (Mercado Libre o Panamericana) o en una farmacia. Luego, deberás seguir alguno de estos dos procedimientos:

  • Con la orina: Cada mañana coloca un poco de tu orina sobre la tira y espera los resultados. Aunque es posible hacer la prueba varias veces durante el día, trata de mantener un horario fijo todas las mañanas. En este momento del día en el cual tu cuerpo estará más ácido y es el resultado que deseas cambiar.
  • ● Con la saliva: Espera al menos dos horas después de comer para medir el pH de la saliva. Llena tu boca con saliva y luego trágatela. Repite este paso nuevamente, para asegurarte de que tu saliva esté limpia. Después, coloca un poco de saliva en la tira de pH y listo.

Recuerda: tu objetivo final es lograr que el pH de la orina esté entre 6.5 a 7.5. ¡No te rindas hasta haberlo logrado!

¿Qué esperas para tomar el control de tu pH? Ser saludable es más fácil de lo que imaginas si te lo propones. ¡Cuídate y quiérete a diario con una dieta alcalina!

¿Conoces otros consejos para mantener el pH de tu cuerpo en equilibrio? Compártelos con nosotros en los comentarios.

 

Bibliografía:

Gottfried, Sara. (s.f.). Eating Alkaline Foods: How to Test and Improve Your pH Levels. EEUU: Sara Gottfried MD. Recuperado de: http://www.saragottfriedmd.com/eating-alkaline-foods-how-to-test-and-improve-your-ph-levels/

Felicetti, Marcus Julian. (2012). How to Balance Your pH to Heal Your Body. EEUU: Mind Body Green. Recuperado de: https://www.mindbodygreen.com/0-6243/How-to-Balance-Your-pH-to-Heal-Your-Body.html

Rojas, Laura. (2015). El pH vaginal: qué es y cómo mantenerlo en equilibrio. España: En Suelo Firme. Recuperado de: https://www.ensuelofirme.com/el-ph-vaginal-que-es-y-como-mantenerlo-en-equilibrio/

Cómo equilibrar el pH de tu cuerpo. (s.f.). Colombia: Salud Respuestas. Recuperado de: https://saludrespuestas.com/equilibrar-ph-cuerpo/

Cómo balancear el pH. (2017). Colombia: Muy Fitness. Recuperado de: https://muyfitness.com/balancear-ph-como_28499/