Esto es todo lo que debes saber antes de usar un tampón femenino

como usar tampones para menstruacion

Usar un tampón femenino, como cualquier otra cosa que hagamos por primera vez, puede causar un poco de nerviosismo y desconfianza. Pero tranquila, con algo de práctica y los conocimientos que te vamos a dar en este artículo, estamos seguros que podrás sacar el máximo provecho de este increíble, cómodo y muy práctico aliado en tu guerra mensual por controlar el flujo. Empecemos por lo más básico: existen tampones de diferentes estilos, según la forma de colocación, y diferentes tamaños, según tu cantidad de flujo. Si esto fue una revelación para ti, lee con atención el siguiente punto.

Principales tipos de tampones:

  • Con aplicador de plástico: Los tampones con aplicador de plástico han sido catalogados como muy cómodos y fáciles de usar.
  • Con aplicador extensible: Es compacto y discreto, viene en un paquete mucho más pequeño y por su practicidad goza de gran popularidad.
  • Tampones digitales: Estos no poseen aplicador, es por ello que para introducirlos se debe hacer uso de sus manos higienizadas, es un cuidado mayor.

En cuanta a la capacidad de absorción estos son las nomenclaturas de menor a mayor: junior, regular, súper y ultra. (porfa, mirar nuestro portafolio y escribir la nomenclatura de acuerdo con cada país) Para escoger el tampón adecuado debes tener en cuenta la cantidad de flujo menstrual que normalmente tu cuerpo produce y el momento del período. Recuerda que al usar el tampón no debes sentir ningún tipo de molestia.

Ahora unos consejos rápidos:

  1. No uses siempre el mismo tamaño. El flujo durante tu período menstrual no siempre es exactamente igual, la cantidad siempre cambia y por eso el tamaño de tu tampón también debería cambiar.
  2. Tus manos, impecables. Antes de introducir el tampón asegúrate de haber lavado tus manos muy bien.
  3. Ojo con el síndrome de shock tóxico. Esta condición (muy extraña, por cierto) es causada por una bacteria que muchas personas tienen en su cuerpo. Algunos no logran desarrollar anticuerpos contra ella y por eso se recomienda evitar crear un ambiente propicio para que dicha bacteria se manifieste. Esto se cambiando el tampón regularmente y usándolo máximo por 6 horas. Así no tendrás riesgos.
  4. Así mismo, no es recomendable reutilizar el aplicador, ni ponerse tampones antes o después del período menstrual.

Bueno, y eso es todo por ahora, esperamos que este artículo te ayuda a darle una oportunidad a este increíble aliado contra el impredecible flujo menstrual; estamos seguros que después de que los pruebes no vas a querer cambiarlos nunca.

Conoce nuestra línea de tampones Kotex/Intimus!

 

Bibliografía

Lackinger Karger, I, (2002), La salud de la mujer, USA, Everest Dar preferencia para un año más actualizado no siempre 2002 y mirar que no sean siempre de EEUU, Europa.