Moviéndose, porque se puede hacer ejercicio durante el periodo

deporte y menstruación

Se puede hacer ejercicio durante el período: las claves

Durante años se creyó que las mujeres no podían combinar deporte y menstruación, afortunadamente esa creencia quedó obsoleta. La verdad es que se puede hacer ejercicio con el período porque esto no impide llevar una vida normal. Es más, se recomienda ejercitarse para continuar con una vida sana.

Se puede hacer ejercicio con el período, con cuidado

Hacer actividad física mientras se menstrúa es altamente recomendable para facilitar el flujo sanguíneo en la zona vaginal. Eso disminuye los dolores típicos de la etapa. Realmente, quedarse quieta es la peor opción, hay que moverse. Lo más recomendable son los ejercicios aeróbicos suaves para que la mujer se sienta cómoda mientras se mueve. Por ejemplo: caminar, trotar, nadar, bailar, andar en bicicleta, etc. No se recomiendan ejercicios de alto impacto como saltar, correr o practicar crossfit. El alto impacto puede intensificar los dolores abdominales, típicos del período, aunque eso no significa que se deba permanecer sedentaria.

Emociones

Ejercitarse durante el período produce endorfinas, las “hormonas del buen humor”. Eso contrarresta la melancolía que podrías sentir mientras tienes tu menstruación, lo que es válido también para todos los días en que te sientas así. La actividad física también mejora el ánimo de quienes la practican, eliminando el estrés y la ansiedad. Para la mujer que ya está decidida a ejercitarse durante el ciclo menstrual existen unos tipos de tampones digitales mini o los con aplicador propios de la línea Sport. Son tan discretos que sus usuarias podrán llevar una vida absolutamente normal mientras dure su ciclo menstrual. Facilitan el movimiento, por lo cual las mujeres al ejercitarse no tendrán que preocuparse por nada. Una razón más por la que se puede hacer ejercicio con el período.

Actividad física que combate los dolores menstruales

ciclo menstrual y deporte

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no sólo recomienda ejercitarse durante el período, sino que promueve algunos ejercicios para los dolores menstruales. Por ejemplo, un ejercicio de estiramiento es muy efectivo para relajar los músculos abdominales y la espalda baja. Simplemente sentada sobre una colchoneta, se estiran las piernas, se inclina el torso sobre las piernas y se mantiene por dos minutos.

Otro ejercicio contra la inflamación abdominal se llama “puente con soporte”. Acostada boca arriba sobre una colchoneta, se doblan las rodillas y se levanta la cintura formando un puente, con los brazos totalmente abiertos. Mantener la postura durante cinco minutos. Ambos ejercicios, además facilitan el buen dormir.

El ejercicio afecta a la menstruación, pero no es un impedimento para concretarlo. Al contrario, hay que seguir ejercitándose mientras dure la menstruación porque la actividad física combate los efectos adversos que puedes tener durante el período. Los beneficios de hacer ejercicio son mentales, porque levantan el ánimo. Son físicos, porque los movimientos moderados contribuyen a una buena circulación sanguínea. Definitivamente se puede hacer ejercicios mientras menstrúas, no lo olvides, sólo obtendrás beneficios.

 

Bibliografía:

Blasco Teresa. “Actividad física y salud”. 1995. Bogotá, Colombia. Editorial Fundación Universitaria Konrad Lorenz