Menstruación y alimentación, aliados para sentirte mejor

Alimentación durante la menstruación

La mejor forma de contrarrestar algunas molestias que llegan con la menstruación es mantener una alimentación saludable que aporte los nutrientes necesarios para controlar hormonas, ya que la menstruación y alimentación tienen una relación directa. Un ejemplo de cómo la menstruación y la alimentación se relacionan sería el de las mujeres cuyo período menstrual es abundante.

Estas presentan una gran pérdida de hierro en el organismo, siendo propensas a padecer anemia. Para ello es importante consumir alimentos ricos en este mineral como legumbres, huevos, mariscos o vegetales.

Por esto y otras razones, la menstruación y alimentación son dos aliados muy importantes. A continuación, te daremos algunos consejos sobre qué comer durante el período menstrual.

10 consejos de alimentación durante la menstruación

 

alimentos-para-regular-la-menstruacin 

 

  • Hay meses en que los dolores menstruales son fuertes y generan mucho malestar. Entre los remedios caseros para los cólicos menstruales se recomienda beber infusiones de manzanilla, canela, jengibre o albahaca, que tienen propiedades antiespasmódicas y antiinflamatorias para reducir el dolor. Según un estudio publicado en National Center for Biotechnology Information, (NCBI), las flores de manzanilla contienen aceites esenciales como el alfa bisabolol y flavonoides que producen un efecto antiinflamatorio.
  • Mantener una alimentación baja en grasa, ya sea animal o vegetal, pues su consumo aumenta los niveles de estrógenos. Al tener los niveles de estrógenos estables se previenen los desórdenes hormonales que causan el Síndrome Premenstrual (SPM).
  • Aumentar la ingesta de alimentos como verduras, legumbres o frutas que son ricos en fibra y eliminan los estrógenos del cuerpo. Los vegetales verdes como el brócoli, lechuga y espinaca son fuente de calcio, magnesio y potasio, y alivian los espasmos que producen los dolores menstruales. También contienen vitamina K que coagula la sangre y evita los períodos abundantes.
  • Proteínas como las carnes rojas y el pescado son necesarias en la menstruación porque el cuerpo absorbe mejor el hierro proveniente de fuentes animales. Asimismo, evitan la sensación de cansancio y fatiga.
  • Otro de los síntomas que se pueden presentar son las denominadas migrañas durante la menstruación por bajos niveles de magnesio. Estas se evitan incluyendo en la dieta frutos secos, hortalizas de hoja verde o cereales integrales.
  • Es común la retención de líquidos durante la menstruación y aumento de peso, debido a las bondades de la progesterona. Para esto es fundamental beber abundante agua para eliminar el exceso de líquido en el cuerpo, eliminar las toxinas y disminuir la hinchazón en el vientre.
  • Un ejemplo de qué no comer durante la menstruación son los alimentos procesados, enlatados, comidas rápidas o quesos porque contienen mucha sal, la cual es importante reducir su consumo para evitar la hinchazón y la retención de líquidos.
  • Incluir en la alimentación los ácidos grasos omega 3, que se encuentran en el salmón, nueces y semillas de lino. Un estudio realizado en 1995, en el European Journal of Clinical Nutrition, afirmó que las mujeres que hacen dietas equilibradas con omega 3 tienden a presentar síntomas menstruales leves.
  • Evitar la cafeína en productos como café, bebidas energéticas o chocolates porque producen más hinchazón y aumenta la irritabilidad.
  • Las mujeres sienten mucha hambre porque su cuerpo quema glucosa de forma acelerada por la actividad de los estrógenos. Por ello es importante ingerir carbohidratos que encuentras en las frutas, verduras y alimentos integrales. Estos ayudarán a disminuir los antojos menstruales, los cuales son muy dañinos para salud.

Estos prácticos consejos reafirman la intrínseca relación que existe entre la menstruación y alimentación, ellos contribuirán a mejorar las molestias que se presentan estos días, donde las mujeres necesitan continuar su exigente rutina familiar y laboral sintiéndose más cómodas!

 

 

Bibliografía: